Estudio Piloto

El P100-Meniere no ha producido efectos secundarios de ningún tipo.

Esto corresponde con lo esperado, ya que el P100 provee impulsos de presión en un área segura y muy por debajo de la presión máxima que el oído medio puede soportar.

En sus trabajos sobre la teoría de la audición humana von Bekesey demostró que la Fenestra cochlearis (caracol) puede soportar una presión de 3 a 4 atmósfera (von Bekesy: Experiments in hearing. New York. Mc Grawe-Hill. 102: 433-434, 1960; Kringlebotn M: Rupture pressures of membranes in the inner ear, Ann Otol Rhinol Laryngol 109: 940-944, 2000).
Con el aparato Meniett tampoco se han registrado efectos colaterales, sin embargo, en una conferencia sobre la enfermedad de Meniere realizada hace poco en Zell (Austria), se ha dado a conocer que los síntomas vuelven a aparecer de utilizarse en forma excesiva el aparato.

Pacientes que han utilizado el P100 eran de la unánime opinión que la utilización del P100 es muy cómoda.

Se la transporta facilmente en el bolso o bolsillo y es fácil por lo tanto de encontrario.

Todavía se especula sobre el mode de actuar del P100.

Posiblemente tendría relación el transporte de iones, en especial el del potasio.

Se sabe desde hace poco que en la enfermedad de Meniere existe un almacenamiento gradual de iones de potasio desde la Scala vestibuli a la Scala tympani.

La concentración de iones de potasio se incrementa desde la base hasta el ápice de la Scala vestibuli y desciende en la Scala tympani desde la parte superior hasta la base.

De suceder un transporte de iones en dirección a la Scala tympani se observa un aumento en la concentración de iones de potasio en el ápice de la Scala tympani.
El potasio tiene un efecto tóxico sobre las nueronas.

Como lasneuronas están rodeadas por la perilinfa están eypustas al potasio en la Scala tympani, entonces se puede tener una intoxicación de las neuronas.

El resultado es una disminución en la capacidad auditiva en el área de las frecuencias bajas.

En un precursur de la enfermedad de Meniere, el síndrome-COO, se observa normalmente un retroceso de la intoxicación después de la utilisación del tubo de ventilación o drenaje en el oído medio.
Electrofisiológicamente ésto es demonstrable por una mejor relación SP/AP en un electrococleograma.

Esta mejora es producida por un potencial de AP mayor como consecuencia de la desintoxicación (Franz et al.: The Cervicogenic Otoocular Syndrome: A Suspected Forerunner of Ménière’s Disease, International Tinnitus J 5: 125-130, 1999).

Esta sería una de las causas por la cual el P100 tambien es adecuado para el tratamiento del tinnitus.
El mecanismo de intoxinación es estimulado por una ligera disfunción en la trompa Eustaquio, la cual provoca un ligero efecto de succión sobre la Fenestra cachlearis.

El flujo natural de la perilinfa en dirección a la Fenestra cochlearis se eleva, lo cual tiene como consecuencia el transporte de iones endirección a la Scala tympani. Impulsos positivos hacen sencillamente retroceder ese transporte tóxico de iones.

El comportamiento de todos los pacientes fue sensacional. No todos los pacientes que sufren de Morbus Meniere están prontamente dispuestos a utilizar un tubo de ventilación que es un requsito para el tratamiento con el aparato Meniett y el P100.
Prácticamente no hubo pacientes a los que no les haya agradado el tratamiento.

Èsto puede haberse debido a la cuidadosa elección de los pacientes.

A los pacientes no se les aplicó necesariamente el tubo de ventilación por el simple hecho de padecer
de la enfermedad de Meniere.

La prueba de una ligera dificultad en la aireación de la trompa de Eustaquio fue tomada como el criterio más importante para la intervención médica.

También puede presentarse, aunque en forma esporádica, personas que padecen de la enfermedad de Meniere pero que presentan funciones normales de la trompa de Eustaquio.

Este problema frecuentemente es pasado por alto por muchos doctores otorrinonaringólogos.

Nosotros encontramos adecuado el test de Holmquist para comprobar la dificultad de aireación en el oído medio. Nosotros recomendados este test para cualquier paciente donde se sospeche que pueda padecer de la enfermedad de Meniere.

Los resultados dan al médico tratante la seguridad de que existen otras posibilidades de tratamiento.

Estimulación eléctrica a la coclea tras el uso de un tubo de conducción aérea en un paciente con síntomas de enfermedad de Meniere.
La mejora electrofisiológica es síntoma del afecto AP.